Muscat, un primer ministro ensombrecido por el asesinato de una periodista

Joseph Muscat, líder del Partido Laborista y primer ministro de Malta, anunció hoy que dejará su cargo en enero por la fuerte presión sobre su Gobierno, tras el asesinato de la periodista de investigación Daphne Caruana Galizia en 2017. EFE/EPA/MARTIN DIVISEK

Roma, 1 dic (EFE).- Joseph Muscat, líder del Partido Laborista y primer ministro de Malta, anunció hoy que dejará su cargo en enero por la fuerte presión sobre su Gobierno, tras el asesinato de la periodista de investigación Daphne Caruana Galizia en 2017.

Un caso que ha conmocionado a la opinión pública, ha salpicado a su gabinete y ha causado la renuncia y detención policial de su antiguo jefe de gabinete e íntimo amigo, Keith Schembri, aunque actualmente se encuentra en libertad bajo fianza.

No han sido las únicas bajas, también han dimitido el titular de Turismo, Konrad Mizzi, y el de Economía, Chris Cardona, rehabilitado hoy, por sus supuestos vínculos financieros con el empresario Yorgen Fenech, acusado de ser el instigador del crimen.

Un terremoto político que estalló el 16 de octubre de 2017 con el asesinato en un coche bomba de la periodista Caruana Galizia, que en el momento del atentado seguía la pista a posibles casos de corrupción en el Gobierno maltés y los lazos que el narcotráfico ha extendido en la isla.

Muscat (Malta, 1974) fue elegido primer ministro de Malta en 2013, tras presentarse como un candidato joven, de solo 39 años, que buscaba romper con casi 15 años de Ejecutivos del conservador Partido Nacionalista y proponer un cambio para impulsar el bienestar en el país.

Se hizo con el liderazgo del Partido Laborista en 2008 y desde entonces hasta 2013 logró promover importantes cambios en Malta, entre los que destaca una ley de divorcio votada en referéndum en mayo de 2011 y tras la que la isla dejó de ser una excepción dentro de la Unión Europea.

Graduado en Comercio y Gestión de Políticas Públicas con matrícula de honor por la Universidad de Malta, donde también cursó un Máster en Estudios Europeos, se presentó con un soplo de aire fresco, un relevo generacional que mejoraría el país y el nivel de vida de sus ciudadanos.

En aquella campaña de 2013 conquistó al electorado con sus promesas de más becas en educación, más implicación de las mujeres y los jóvenes en el mercado laboral y una lucha sin tregua contra la evasión fiscal.

Ganó y volvió a renovar su mandato en las elecciones anticipadas de 2017, donde obtuvo la mayoría absoluta y de forma consecutiva, algo que no ocurría desde hacía cuatro décadas.

Se había visto obligado a convocar elecciones anticipadas después de que en abril de 2017 su mujer, Michelle, apareciera en los llamados «Papeles de Panamá» como propietaria de una empresa fantasma, pero esa revelación no le restó apoyos, sino que volvió a verse legitimado por la población, que premió sobre todo su buena gestión económica.

En 2017, la periodista Caruana Galizia investigaba una supuesta corrupción en el seno del Ejecutivo de Muscat y los posibles vínculos con el crimen organizado cuando fue asesinada con una bomba detonada en su coche el 16 de octubre, a pocos metros de su casa.

Los ciudadanos salieron a las calles para protestar por este brutal atentado y Muscat se vio obligado a declarar públicamente tres días después que Malta no era un «país mafioso» y que su Ejecutivo iba a llegar hasta el fondo del asunto.

La reciente detención de un empresario y del jefe de gabinete de Muscat, aunque puesto posteriormente en libertad, ha precipitado los hechos y ha obligado al primer ministro a abandonar su cargo.

Ha sido jefe del Gobierno maltés durante seis años, en los que la corrupción, la elusión de impuestos y el asesinato de esta periodista han enturbiado su imagen a nivel nacional e internacional.

Antes de dedicarse a la política, Muscat trabajó como periodista en la emisora de radio y la cadena de televisión del Partido Laborista, y también fue editor de un periódico y colaborador de varios medios de comunicación.

Entró como militante de la sección juvenil del Partido Laborista, del que llegó a ser secretario de Finanzas en 1994, cargo que desempeñó hasta 1997, cuando fue nombrado presidente interino.

En el Partido Laborista fue miembro del Comité Ejecutivo Nacional (1994-2001), secretario de Educación (2001-2003) y presidente de la Conferencia Anual General (noviembre de 2003) hasta liderar la formación en junio de 2008, tras la dimisión de su antecesor Alfred Sant.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion