El opaganib de RedHill Biopharma demuestra una significativa disminución de la fibrosis renal

TEL AVIV, Israel y RALEIGH, Carolina del Norte, 9 de septiembre de 2021 /PRNewswire/ — RedHill Biopharma Ltd. (Nasdaq: RDHL) («RedHill» o…

TEL AVIV, Israel y RALEIGH, Carolina del Norte, 9 de septiembre de 2021 /PRNewswire/ — RedHill Biopharma Ltd. (Nasdaq: RDHL) («RedHill» o la «Compañía»), una compañía biofarmacéutica especializada, anunció hoy los resultados de un nuevo estudio preclínico que demuestra la eficacia del opaganib (ABC294640)[1] para disminuir significativamente la fibrosis renal en un modelo de fibrosis intersticial renal inducida por obstrucción ureteral unilateral. Los informes indican que más del 20 % de los pacientes hospitalizados con COVID-19 sufren insuficiencia renal aguda[2].

RedHill Biopharma Logo

La fibrosis renal generalmente conduce a la pérdida de la función tisular y la posterior insuficiencia del órgano, con una alta tasa de mortalidad. Se necesitan con urgencia nuevas moléculas terapéuticas pequeñas para modular la fibrosis. El objetivo del estudio de eficacia in vivo fue verificar el efecto del opaganib en la inflamación y fibrosis renal en un modelo de obstrucción ureteral unilateral (UUO), un modelo de fibrosis renal bien caracterizado. Los resultados del estudio indicaron que el opaganib disminuyó significativamente la fibrosis renal.

«Una eventualidad final y común en la enfermedad renal crónica es la fibrosis, la formación de tejido cicatricial interno, que puede causar efectos devastadores y, en última instancia, provocar una insuficiencia renal terminal. Estos nuevos datos preclínicos, que demuestran la capacidad del opaganib para disminuir la fibrosis renal, junto con sus propiedades antiinflamatorias observadas, posicionan al opaganib como un nuevo posible tratamiento para los millones de pacientes que sufren de enfermedad renal crónica y posiblemente para los pacientes con COVID-19 con insuficiencia renal aguda (IRA) que están en riesgo de desarrollar fibrosis renal», sostuvo Reza Fathi, PhD., vicepresidente sénior de I+D de RedHill. «La insuficiencia renal y su progresión asociada al desarrollo de fibrosis es una faceta importante tanto en la fase aguda de la COVID-19 como en la COVID-19 prolongada. Investigaciones recientes han demostrado que después de sufrir una insuficiencia renal aguda, de la cual sabemos que puede ser consecuencia de infección por COVID-19, los riñones a menudo no logran repararse adecuadamente y que la esfingosina quinasa-2 (SK2), inhibida por el opaganib, forma parte de este proceso. Estos hallazgos proporcionan un mayor respaldo para el extenso trabajo que estamos realizando con el opaganib en torno a la COVID-19. Con la próxima lectura, esperamos obtener más información sobre los resultados renales de los pacientes hospitalizados con COVID-19 tratados con opaganib en nuestro estudio global de fase 2/3».

La fibrosis renal, un desenlace común de la enfermedad renal crónica (ERC), se caracteriza por una excesiva acumulación y deposición de los componentes de la matriz extracelular (MEC) y del tejido fibroso. La fibrosis renal puede conducir, finalmente, a padecer insuficiencia renal terminal, un trastorno devastador que requiere diálisis o trasplante renal. La ERC es una enfermedad muy común que afecta al 15 % de los adultos en EE. UU.[3].

Estudios recientes han descubierto que los pacientes infectados con SARS-CoV-2 presentan un mayor riesgo de desarrollar daño renal, así como enfermedad renal crónica y terminal, asociada a morbilidad y mortalidad en estos pacientes. Los hallazgos indican que más allá de la fase aguda de la enfermedad, los sobrevivientes de la COVID-19, incluso aquellos que no requirieron hospitalización, presentan un mayor riesgo de desarrollar enfermedades renales adversas importantes como la ERC. Además, los datos señalan que aproximadamente el 10 % de las personas infectadas con COVID-19 pueden experimentar COVID prolongado (secuelas posagudas), lo que podría implicar consecuencias renales agudas[4].

El opaganib, una nueva píldora oral en investigación que se encuentra en desarrollo para el tratamiento contra la COVID-19, es un fármaco único dirigido al huésped, con actividad dual antiviral y antiinflamatoria que actúa sobre la causa y el efecto de la COVID-19. Se cree que ejerce su efecto antiviral inhibiendo selectivamente la SK2, una enzima clave producida en las células humanas que puede ser reclutada por el virus para ayudar a su replicación. El estudio global del opaganib en fase 2/3 con 475 individuos, pacientes con COVID-19 hospitalizados, ya completó la fase de tratamiento y seguimiento, y próximamente se publicarán resultados de primera línea.

Las evaluaciones de las tasas de intubación mixta ciega y de mortalidad del estudio en fase 2/3 han sido alentadoras en comparación con las tasas de mortalidad informadas por estudios de grandes plataformas como RECOVERY y otros estudios en poblaciones de pacientes similares[5]. Por otra parte, el estudio en fase 2/3 del opaganib también ha pasado cuatro revisiones de la Junta de monitoreo de seguridad de datos, así como una revisión de futilidad, ampliando la base de datos de seguridad total del opaganib a más de 460 pacientes y sujetos sanos. El opaganib proporcionó anteriormente datos positivos de fase 2 en los Estados Unidos en pacientes con COVID-19 grave, y se publicó recientemente en medRxiv. Además, en Israel y Suiza se ha experimentado el fomento del uso del opaganib en condiciones de exención para uso compasivo.

Acerca del opaganib (ABC294640) 

El opaganib, una nueva entidad química patentada de primer nivel, es un inhibidor selectivo de la esfingosina quinasa-2 (SK2) que se administra por vía oral y proporciona una actividad dual antiviral y antiinflamatoria. Está dirigido al huésped y se espera que sea eficaz contra las variantes virales emergentes, ya que ha demostrado una fuerte inhibición contra las variantes de preocupación, incluida la Delta. El opaganib también ha demostrado actividad anticancerígena y resultados preclínicos positivos en la fibrosis renal, además de tener el potencial de abordar numerosas indicaciones oncológicas, virales, inflamatorias y gastrointestinales.

El opaganib está siendo evaluando como tratamiento para la neumonía por COVID-19 en un estudio global en fase 2/3 que ya completó el tratamiento y el seguimiento de los pacientes, y próximamente se publicarán resultados de primera línea. El opaganib proporcionó anteriormente datos positivos de fase 2 en los Estados Unidos en pacientes con COVID-19 grave, recientemente publicados en medRxiv.

El opaganib también recibió la designación de medicamento huérfano por parte de la FDA de Estados Unidos para el tratamiento del colangiocarcinoma y se encuentra en evaluación en un estudio en fase 2a para colangiocarcinoma avanzado y en un estudio en fase 2 para cáncer de próstata. Con base en una revisión preliminar de datos parciales no auditados, el estudio en curso en torno al cáncer de próstata ya cumplió su criterio de valoración principal. La inscripción de pacientes, el tratamiento y el análisis de este estudio están en curso.

El opaganib demostró una potente actividad antiviral contra el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, inhibiendo completamente la replicación viral en un modelo in vitro de tejido bronquial humano. Además, diversos estudios preclínicos in vivo han demostrado el potencial del opaganib para aliviar trastornos inflamatorios del pulmón, como la neumonía, y han evidenciado una disminución en las tasas de mortalidad debido a infección por el virus de la influenza y una mejora de las lesiones pulmonares inducidas por Pseudomonas aeruginosa al reducir los niveles de IL-6 y TNF-alpha en los fluidos de lavado broncoalveolar[6].

Los estudios clínicos realizados con opaganib que se encuentran en curso están registrados en www.ClinicalTrials.gov, un servicio basado en la web del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, que ofrece acceso público a información sobre estudios clínicos de respaldo público y privado.   

Acerca de RedHill Biopharma   

RedHill Biopharma Ltd. (Nasdaq: RDHL) es una compañía biofarmacéutica especializada que se enfoca principalmente en enfermedades gastrointestinales e infecciosas. RedHill promueve los fármacos gastrointestinales Movantik® para el estreñimiento en adultos inducido por opioides, Talicia® para el tratamiento de la infección por Helicobácter pylori (H. pylori) en adultos y Aemcolo® para el tratamiento de la diarrea del viajero en adultos. Los principales programas de desarrollo clínico en estadio avanzado de RedHill incluyen: (i) RHB-204, con un estudio en fase 3 en curso para la enfermedad pulmonar por micobacterias no tuberculosas (MNT); (ii) opaganib (ABC294640), un inhibidor selectivo de SK2 primero en su categoría y administrado vía oral que apunta a múltiples indicaciones con un programa en fase 2/3 para COVID-19 y estudios en curso en fase 2 para el cáncer de próstata y el colangiocarcinoma; (iii) RHB-107 (upamostat), un inhibidor de las proteasas de serina administrado vía oral en un estudio en fase 2/3 de Estados Unidos como tratamiento para la COVID-19 sintomática, que apunta además a numerosos tipos de cáncer y enfermedades inflamatorias gastrointestinales; (iv) RHB-104, con resultados positivos de un primer estudio en fase 3 para la enfermedad de Crohn; (v) RHB-102, con resultados positivos de un estudio en fase 3 para gastroenteritis aguda y gastritis y resultados positivos de un estudio en fase 2 para IBS-D; y (vi) RHB106, una preparación encapsulada para el intestino. Puede obtener más información acerca de la compañía en www.redhillbio.com / https://twitter.com/RedHillBio.

NOTA: Este comunicado de prensa, proporcionado con fines prácticos, es una versión traducida del comunicado de prensa oficial publicado por la empresa en inglés. Para leer el comunicado de prensa completo en inglés, incluido el descargo de responsabilidad de las declaraciones prospectivas, visite: https://ir.redhillbio.com/press-releases   

 

 

Contacto de la compañía: 

Adi Frish

Director ejecutivo de Desarrollo Corporativo y Comercial

RedHill Biopharma

+972-54-6543-112

adi@redhillbio.com 

 

Contactos para los medios: 

Estados Unidos: Bryan Gibbs, Finn Partners

+1 212 529 2236

bryan.gibbs@finnpartners.com 

Reino Unidos: Amber Fennell, Consilium

+44 (0) 7739 658 783  

fennell@consilium-comms.com 

 

[1] El opaganib es un nuevo fármaco en investigación, no disponible para distribución comercial.

[2] Nadim, M.K., Forni, L.G., Mehta, R.L. et al. COVID-19-associated acute kidney injury: consensus report of the 25th Acute Disease Quality Initiative (ADQI) Workgroup. Nat Rev Nephrol 16, 747–764 (2020).

[3] Centros para el control y la prevención de enfermedades – enfermedad renal crónica en los Estados Unidos, 2021

[4] Bowe B, Xie Y, Xu E, Al-Aly Z, Kidney Outcomes in Long COVID. JASN Septiembre 2021

[5] En función de datos preliminares combinados ciegos de 463 pacientes. La compañía no realizó un estudio de comparación directa en la misma población de pacientes. La comparación teórica entre el estudio global de fase 2/3 con opaganib y las tasas de mortalidad informadas por estudios de plataformas de gran envergadura como RECOVERY y otros estudios en poblaciones de pacientes similares, sirve como referencia general y no debe interpretarse como una comparación directa y/o aplicable como si la compañía hubiese llevado a cabo un estudio de comparación directa.

[6] Xia C. et al. La inhibición transitoria de la esfingosina quinasa otorga protección a los ratones infectados con el virus de la influenza A. Investigación antiviral octubre de 2018; 158:171-177. Ebenezer DL et al. Pseudomonas aeruginosa estimula la generación de la esfingosina-1-fosfato nuclear y la regulación epigenética de la lesión inflamatoria pulmonar. Thorax. Junio de 2019; 74(6):579-591.

Logotipo: https://www.nebraskanoticiastoday.com/wp-content/uploads/2021/09/el-opaganib-de-redhill-biopharma-demuestra-una-significativa-disminucion-de-la-fibrosis-renal.jpg

 

FUENTE RedHill Biopharma Ltd.